miércoles, 4 de septiembre de 2013

MIÉRCOLES DE RELATO / LA SENDA DE LA ILUMINACIÓN


LA SENDA DE LA ILUMINACIÓN

Hubo un tiempo en que todo parecía que formara parte de un mundo
diferente al que yo sentía en mi interior, donde ansiaba hallar la paz,
la serenidad, la sabiduría y el amor espiritual.
En la inquietud de mi ser interior, intentaba buscar respuestas que me
otorgaran un por que, un lugar donde encaminarme y encontrar mi
lugar en este mundo, que gira incesante y que nada estaba aportando
a mi fuero interno y superior.
Pero la vida es esa escuela que todos debemos de pasar, donde a través
de los muchos obstáculos, logramos ir puliendo ese ego tremendo y que
a veces nubla la razón, sin embargo, en mi fuero interior por muchas
enseñanzas que me enviaban y lograba superar, nada lograba hacerme
sentir esa armonía interior, que me hiciera sentir que en mi se estaba
generando una transformación del ser hacía una cierta iluminación.
Muchos me decían que había sabiduría en mi, sin embargo yo me sentía
igual, no creía que en mis palabras se hallara la respuesta que ellos necesitaban
y que sin embargo encontraban.
Ni soledad en que me gustaba estar, ni en medio de la naturaleza, yo podía
sentir esa comunión con ese todo cósmico y universal.
Los arquetipos ya no respondían a mis preguntas, todo estaba vacío de explicación,
ni los caminos me llevaban a mi ser interior, ni las fuentes saciaban mi sed de aprender
a dominar mi ansia, mi impaciencia y hacer más corto ese espacio- tiempo que todo
lo gobierna y que deja al espíritu en un silencio duro y sobrecogedor.
Todo parece envuelto de un misterio, de una niebla que no deja ver claro hacia
donde te debes dirigir y que hace que la vida se torne monótona y sin sentido.
Un día siguiendo un instinto me encaminé hacía la cima del monte donde decían
se hallaba un monje, que resolvía las dudas de nuestro interior y ofrecía cierta luz
a el alma y al corazón.
El camino era difícil de seguir, una veces era tortuoso y lleno de piedras que
dificultaban su ascenso, en otras era llevadero con cierta vegetación que alegraba
al corazón, llenándolode luz, armonía y felicidad, pero tras esa pausa volvía de
nuevo a empinarse y en ciertos momentos lo visitaba un aire fuerte que hacia que
tuvieras que cogerte por rocas y arbustos para no caer en el vacío del barranco
por donde circulaba mayormente el sendero en alguna que otra ocasión.
Durante los días que me llevo la subida hacia donde se hallaba el monje, pase por
duros instantes donde el sol abrasaba mi piel, que solo una lluvia copiosa se encargo
de refrescar y que me dio ciertas alas para continuar, cuando las fuerzas empezaban
a flaquear y las dudas crecían sin medida en mi mente que intentaba buscar un luz en
el fondo del corazón.
Por fin un día llegue a la cima,donde sobre una humilde piedra encontré sentado a un
viejo monje que con su dulce sonrisa me acogió y escuchó todo lo que se hallaba en
el fondo de mi ser interior.
Después con voz pausada me dijo:
Por que os obsesionáis en buscar iluminación, cuando vosotros mismos sois luz venida
del amor de un ser creador, que lo que quiere es que crezcáis y os convirtáis en flores
de loto que cada día se abren con los primeros rayos de sol y que bajo la frágil apariencia
esconden unas raíces profundas que se nutren de la fuente del saber que todos llevamos
en nuestro interior. Solo es cuestión de abrir nuestro corazón y alimentarnos con la esencia
de todo lo que nos rodea y que nos entrega energía y amor.
En todo ese trabajoso camino que te ha llevado hasta lugar de paz, tu valor, constancia y fe
te han permitido no desistir de aquello que deseaba tu corazón, que mejor premio es hallar
en el fondo del ser la fortaleza interior que nada la resquebraja y la mantiene firme en su
decisión, esa es tu iluminación la de lo ceder nunca a la voluntad que nubla la razón.
Muchos son los que inician este camino y desisten en su empeño, por no tener la fuerza
necesaria en su interior, pero tu has luchado contra vientos, lluvia y sol y has encontrado
la paz del amor cósmico y superior.

Ilesin 4/9/13


18 comentarios:

  1. Muchos transitamos la senda, muchos nos quedamos en el camino y no por la fuerza, si no por buscar fuera de nosotros lo que llevamos dentro.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Katy, así es la mayoría andamos buscando cosa en el exterior cuando primero lo deberíamos buscar en nuestro interior.
      Besos

      Eliminar
  2. Gracias querida amiga por tu alentadora presencia en mi blog, a pesar de mi ausencia, motivada por los problemas que estamos afrontando en mi tierra natal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Rafael, cada uno hace lo que puede y visita aquello que su tiempo le permite, yo estoy muy contenta con tu visita y me gusta pasar `por tu blog para darte mi apoyo en estos momentos en que hay cierta tensión en tu bello país.Pero piensa que en la unión de todos esta el camino hacia la verdad.
      Besos.

      Eliminar
  3. eres un amor. un gran beso fernando

    ResponderEliminar
  4. El camino es dificil y no hay mapas que ayuden, todo saldra del interior
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es mi querida Lapislázuli, el camino es difícil y a veces duro de seguir, pero de nuestro esfuerzo, nace la experiencia y la verdad del porque la vida es como es y más simple, ya que en nuestro interior esta la magia de la felicidad y la sabiduría.
      besos

      Eliminar
  5. Este que te dejo es uno de esos cuentos budistas que fueron pasando de boca en boca a lo largo del tiempo y cuya procedencia al ser ignorada se adjudicó a ese ser idolatrado.
    Creo que le va a tu estupenda entrada y de ante mano,te pido disculpas por la extensión.
    Ahí va...lo tengo escrito aquí al lado en una especie de postal que alguien me regaló:

    Usa tu inteligencia para buscar las cosas donde están y no donde no están, incluso si está oscuro. Busca dentro de tí...

    "Una tarde la gente vio a Rabiya buscando algo en la calle frente a su choza. Todos se acercaron a la pobre anciana,
    ¿Qué pasa?-le preguntaron-
    ¿qué estás buscando?.
    ―Perdí mi aguja, dijo ella. Y todos la ayudaron a buscarla.
    Pero alguien le preguntó:
    ―Rabiya, la calle es larga, pronto no habrá más luz. Una aguja es algo muy pequeño ¿porqué no nos dices exactamente dónde se te cayó?.
    ―Dentro de mi casa, dijo Rabiya.
    ―¿Te has vuelto loca?-preguntó la gente-Si la aguja se te ha caído dentro de tu casa, ¿porqué la buscas aquí afuera?.
    ―Porque aquí hay luz, dentro de la casa no hay.
    ―Pero aún habiendo luz, ¿cómo podremos encontrar la aguja aquí si no es aquí donde la has perdido? Lo correcto sería llevar una lámpara a la casa y buscar allí la aguja.
    Y Rabiya se rió.
    ―Sois tan inteligentes para las cosas pequeñas ¿cuándo vais a utilizar esta inteligencia para vuestra vida interior?
    Os he visto a todos buscando afuera y yo sé perfectamente bien, lo sé por mi propia experiencia que lo que buscáis está perdido dentro. Usad vuestra inteligencia ¿por qué buscáis la felicidad en el mundo externo? ¿Acaso lo habéis perdido allí?.
    Se quedaron sin palabras y Rabiya desapareció dentro de su casa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Marinel, me ha gustado mucho esta historia que has incluido y que realmente explica ese camino que todo tenemos y que muchas veces no sabemos apreciar en su totalidad.
      Gracias por compartirla.
      Besos de luz.

      Eliminar
  6. Precioso...

    Esa paz quiero encontrar yo en estos momentos.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Misterio, estoy segura que muy pronto hallaras esa paz que tanto ansias, solo tienes que internarte y buscarla en tu interior.
      Besos

      Eliminar
  7. Aqui llego mi corazón bonito.
    He publicado esta mañana, pero eso ya queda crónico.
    Que razón tiene esa voz, que buscando fuera lo que llevamos dentro, nos susurra con tanta suavidad que muchas veces no sabemos escucharla, a sabiendas de que esa Fuerza, es la que nos empuja con amor y comprensión a seguir adelante y nunca desistir del empeño de llegar al final.
    Profundas y bellas letras, Luz que ilumina la senda de todos los que te leemos.
    Gracias mil mi niña.
    Un abrazo grande, corazón de melón dulce.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Ambar, me alegro de verte de nuevo activa y de sentir que la luz de la sabiduría esta dentro de ti, aunque a veces nos de la sensación de estar fuera del camino. En nuestro interior esta la senda, búscala y continua avanzando hacia tu propia luz.
      Besos

      Eliminar
  8. Qué belleza mi hadita de luz, la lucha por superar los obstáculos para llegar a la cima, y después la reflexión bonita al final, somos luz sin saberlo, y como las flores de loto...
    Me ha encantado.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Carolina, me gusta que te haya encantado, que hallas sabido absorber toda la esencia del relato y que en esa senda que todos andamos te sigas llenando de luz como una bella flor de loto.
      Besos.

      Eliminar
  9. Cuanta razón tenía el monje al indicar el camino correcto. Es típico de los hombres buscar fuera todas las respuestas y, a fuerza de mirar fuera, no ven nada de lo que se encuentra en su interior.
    Aprenderemos a ser más introspectivos y a escucharnos a nosotros mismos antes de prestar oídos al resto del mundo.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Belén en nuestro camino de la vida solemos buscar las respuestas a todos lo que nos ocurre siempre fuera de nosotros mismos, sin tener en cuenta que muchas de las acciones realizadas en nuestro interior son las que nos dan el fruto en el exterior, solo el tiempo nos enseña que en esos momentos de introspección y de serenidad de la mente sale nuestro verdadero potencial de luz y sabiduría.
      Besos y un buen fin de semana.

      Eliminar